Don Olman es un ejemplo de papá. Sólo y con salario de peón agrícola atiende a sus dos hijos varones y a su niña con parálisis cerebral. La viudez llegó justo cuando nació la bebé de la casa.Ellos han vivido de casa alquilada en casa alquilada, es la rutina impuesta por las cosechas de frutas.Su mayor anhelo es darles a sus hijos las condiciones mínimas de calidad de vida y sobretodo de estabilidad, algo que con el poco salario que recibe es difícil de lograr.De hecho parecía imposible hasta que su donación y la de Rock Constructions están cambiando no sólo su vida sino el futuro de sus tres hijos.Lo llevamos a conocer su casa diciéndole que íbamos para un almuerzo. Él ni sus hijos se imaginaban que en realidad estaban llegando a su nuevo hogar, una casa que les pertenece y que es preciosa.Los niños tienen su propia habitación, don Olman por supuesto tiene la suya y la nena también tiene un cuarto sólo para ella, pintado con un delicado rosado y hasta cuenta con su propio baño.La casa es de ensueño y es una donación de Rock Constructions a través de Residencias Málaga. Con su donación se adquirió el terreno y en él había una vieja construcción.Rock Constructions se encargó de remodelar el espacio y ajustarlo a todas las necesidades de la familia.Como si fuera poco, Sirleny tiene también una silla de ruedas especializada, hoy mismo vinieron a ajustársela a la medida y le rendirá por lo menos cinco años más.La casa está amueblada por Monge y recibieron la ayuda de Palí.Gracias a su donación y al aporte de los patrocinadores, Naranjo está viviendo una verdadera navidad.