En nuestro hogar siempre hay ciertos elementos que requieren más cuidado que otros. La pintura y las paredes son un tema de importancia, se deben evitar golpes o raspones a las superficies de estas, así como exposición al agua o la humedad.

Es importante tener especial cuidado al desplazar muebles para evitar golpear, raspar o manchar la superficie.

Debemos también aprender a diferenciar el tipo de fisuras que podrían surgir en una pared. Según la Cámara Costarricense de la Construcción “En toda vivienda construida con concreto se presentan fisuras de diversos anchos, largos y profundidades. Es importante diferenciar aquellas que pueden ocasionar problemas en la vivienda, o las que sólo provocan problemas de tipo estético, que también deben ser reparadas o tratadas.” (Cámara Costarricense de la Construcción, 2013)

Las fisuras de tipo estético corresponden a problemas en el repello de las paredes, y no comprometen la integridad estructural de la vivienda.

Respecto a la pintura, esta debe limpiarse con agua y jabón, utilizando una esponja suave no abrasiva. Se recomienda pintar la casa cada año para protegerla de las inclemencias del tiempo.

Finalmente las puertas exteriores deben de pintarse o retocar su acabado cada 6 meses (dependiendo del clima la frecuencia de mantenimiento puede ser mayor).