Si temes que tu mudanza se convierta en un auténtico caos y quieres superar este cambio de la forma más natural y tranquila posible te recomendamos que no te pierdas esta guía de cómo organizarse para hacer una mudanza.

Instrucciones

1. Ante todo, crea un plan de mudanza para coordinar todas las parcelas que entran en juego en el traslado. Coge una agenda y contacta con los pintores, la empresa de mudanzas, los instaladores y todos los profesionales que te ayudarán en esta aventura.
Estipula los días que llevará cada trabajo y concreta con ellos las fechas y horas. Te aconsejamos que planifiques con antelación suficiente para poder dar margen a los imprevistos que puedan surgir.

2. No tengas pudor: pide, busca y suplica ayuda. Es necesario delegar. Las mudanzas son vivencias complicadas que pueden hacerse mucho más amenas si estás rodeado/a de personas dispuestas a ayudarte. Estas personas no siempre tienen que ser amigos o familiares también puedes solicitar ayuda a una empresa de mudanzas que empaquetarán, trasladarán y colocarán tus pertenencias de forma profesional liberándote de toda la carga.

3. Es de suma importancia que concretes una fecha para deshacerte de todo aquellos objetos que tienes que dejar atrás y limpiar. Esta es posible la parte más dolorosa dependiendo del nivel de dependencia que tengas hacia ciertos objetos personales de tu actual domicilio.
Es hora de tirar los trastos viejos, de despojarnos de todos aquello que no es importante y que hemos acumulado por hábito. Si logras eliminar todo aquello que no necesitas y que no tiene sentido incluir en la mudanza simplificarás el proceso y el coste de la mudanza.
En este artículo te contamos cómo calcular los gastos de una mudanza.

4. Para cubrir daños que puedan ocasionarse en las viviendas o desperfectos que se realicen durante la mudanza, así como la posibilidad de un robo o la desaparición de objetos durante el cambio te aconsejamos que contrates un seguro. Una mudanza siempre acarrea desorden y por consiguiente, la posibilidad de que se extravíen objetos de valor.

5. Emplea materiales de protección que sean de calidad para realizar el traslado. Cuando pensamos en mudanza normalmente pensamos en proveernos de cajas (si es posible cajas personalizadas para detectar qué objetos van en cada una de ellas y poder organizarnos mejor) y cinta para cerrarlas.
Pero no son las únicas herramientas, además hazte con un carrito para trasladar cajas como el que se emplean en los hipermercados para que sufran los daños mínimos.

6. Por último, te recomendamos que realices la mudanza de forma intensiva y evita que se extienda en el tiempo. Si es posible intenta que no dure más de una semana y si es necesario coge vacaciones o “días para mudanza”.